Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor. Aenean massa. Cum sociis Theme natoque

¿Qué es la candidiasis intestinal o SIFO?

¿Qué es la candidiasis intestinal o SIFO? 

Seguramente has escuchado hablar de la candidiasis o incluso tú, la has tenido en tu cuerpo alguna vez. Hoy, te descubriré un poco más sobre este problema y te daré algunas herramientas para que puedas empezar a mejorar.

Pero antes de nada, ¿Qué es la candidiasis?

La candidiasis es una infección causada por una levadura de la familia de las Candidas. Existen unas 150 especies de cándidas distintas, por ejemplo la Candida Kruse, Candida Glabrata, Candida tropicalis, Candida parapsilosis etc. Sin embargo, la más común en nuestro organismo es la Candida Albicans.

Esta última, forma parte parte de la flora microbiana del tracto digestivo humano. En individuos sanos, las poblaciones de este hongo no representan una amenaza para el huésped. No obstante, en algunas ocasiones, se produce una colonización o sobrecrecimiento1

La Candida puede colonizar muchas partes diferentes de nuestro cuerpo, todo el sistema digestivo, desde la boca hasta el intestino, el aparato genitourinario hasta la propia sangre2

¿Por qué se produce el sobrecrecimiento?

Un estudio realizado en 2005 nos da algunas pistas sobre los factores que nos predisponen3:

  • La inmunosupresión
  • Los catéteres
  • Las enfermedades debilitantes
  • La antibioterapia prolongada
  • La infección por VIH
  • Los usuarios de drogas por vía parenteral (UDVP).
  • Medicación como la cortisona.
  • Inflamación
  • Inhibidores de la bomba de protones (Omeprazol, gaviscon, almax)4
  • Hipoclorhidria5

Usar antibióticos de forma continuada, una bajada en nuestras defensas o una infección causada por un virus, pueden hacer desequilibrar nuestra microbiota intestinal, y que sea colonizada por patógenos, en este caso, la Candida albicans.

Hay poco estudios científicos que hablen de las causas, pero una alimentación con abundancia de carbohidratos procesados también podría ser clave en el desarrollo de este desequilibrio.

¿Qué síntomas tienen las personas con candidiasis intestinal?

Lo síntomas son muy inespecíficos, como se trata de una disbiosis intestinal, los síntomas podrían ser parecidos a cualquier colonización por bacterias, virus u otras levaduras.

Hay síntomas localizados en el Intestino como:

  • Flatulencia
  • Periodos de estreñimiento o diarrea
  • Alergias o intolerancias a diferentes alimentos

Pero también algunas debidas a la acción de sus endotoxinas:

  • Histaminosis
  • Hipotensión
  • Cambios hormonales
  • Síndrome premenstrual
  • Inestabilidad emocional
  • Alteraciones del sueño
  • Fallos de memoria
  • Deterioro de la función intelectual
  • Baja inmunidad
  • Etc

¿Cómo se diagnostica?

Los análisis de heces a los cuales tenemos acceso suelen ser bastante inespecíficos y poco eficaces ya que sólo muestran los microbios que pueden estar en el lumen y no proporcionan información de los que habitan en las paredes.

Además, los análisis de heces solo revelan la población bacteriana de una parte específica del intestino, sin dar una idea de lo que reside en la parte superior del mismo.

No obstante, sí que tenemos información de la flora que debería tener una persona saludable,  si existe más flora oportunista en decrimento de la beneficiosa, es más probable que haya un sobrecrecimiento por candida6

También hay marcadores de ácido orgánico en la orina como d-arabinitol que puede detectar el crecimiento excesivo de hongos. El D-arabinitol en realidad se usa en algunos entornos en hospitales y otros entornos como un marcador de candidiasis invasiva, por lo que hay una investigación detrás.

La búsqueda de anticuerpos contra la Candida en la sangre puede ser útil, pero el problema es que esos anticuerpos no te dicen si hay un problema actual o si la infección ya ha pasado.

Sabemos que en caso del SIBO hay los test de glucosa/lactulosa, pero en el caso del SIFO (siglas en inglés: Small intestinal fungal overgrowth) no tenemos un test específico.

En la actualidad, el cultivo de aspirado de intestino delgado parece ser el único método para identificar organismos fúngicos en el intestino delgado.

No obstante, todos estaremos de acuerdo, en que este método es muy invasivo y que una entrevista completa de los síntomas y factores de riesgo es lo más viable cuando hay sospechas de candidiasis.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento convencional de cualquier infección por cándida es la administración de antifúngicos por vía oral o VI en casos graves.

Hoy en día, el tratamiento de las infecciones fúngicas es difícil debido a la creciente resistencia de los patógenos fúngicos a los antimicóticos. Según algunos estudios, la eficacia de los antimicóticos puede aumentarse mediante una combinación adecuada de fármacos comerciales y sustancias naturales7

Algunos estudios afirman ya que la cándida podría ser más sensible a la actividad de los aceites esenciales que los fármacos convencionales, además de no causar tantos efectos secundarios9

Candida

¿Qué alternativas tenemos para mejorar el SIFO?

  1. Prevención:

Como hemos visto, el uso continuado de antibióticos de amplio espectro o el uso abusivo de los inhibidores de las bombas de protones, son factores claves que predisponen a un sobrecrecimiento fúngico. Tanto si ya has sido diagnosticado, como si no tienes este problema, es importante reducir al máximo el uso de estos medicamentos, solo utilizarlos en caso que no haya alternativa.  

  1. Dieta anticándida:

Hay que recordar que la cándida se alimenta de carbohidratos simples, es decir, de azúcar. Una dieta baja en carbohidratos (siempre controlada por un profesional) es clave para la efectividad de los antifúngicos.

Algunos estudios sugieren, que las personas con la glucosa descompensada en sangre, tienen más probabilidades del sobrecrecimiento de este hongo

¿Qué alimentos debemos evitar?

  • Azúcar, edulcorantes tanto naturales como artificiales, todos los procesados, miel, fruta, fruta desecada, cereales con gluten, embutidos, grasas refinadas, café, lácteos (excepto ghee, kéfir y yogur), bebidas alcohólicas, algunas verduras con alto índice glucémico.

¿Qué alimentos nos ayudan?

  • Las crucíferas como le brócoli o la coliflor tienen compuestos azufrados que nos ayudan a eliminar la cándida.
  • La cebolla ayuda a eliminar el exceso de flujo del cuerpo.
  • Especies como la cayena, canela, perejil, orégano tienen efecto antiinflamatorio y antifúngico.
  • El aceite de coco es un antibacteriano natural que también puede ayudar en caso de cándidas.

Como ves, es un dieta complicada y muy restrictiva, por eso es fundamental que sea un profesional de la nutrición quién te lleve la pauta de tu alimentación durante el proceso.

  1. Antibióticos naturales:

Algunos extractos de plantas han demostrado tener efecto antifúngico, en el mercado ya hay preparados indicados para este problema pero los que tendrían más eficacia son: El extracto de menta, lavanda, té verde, ajedrea y orégano8

Otros extractos de plantas que pueden ser interesantes para tratar la cándida son: El Romero, Pau d’Arco, la Fridericia, la granada o jambul9

  1. Probióticos:

La administración de probióticos es fundamental para evitar nuevos brotes y se ha visto en algunos estudios,  que se reduce la virulencia en que la cándida coloniza nuestro cuerpo.

Se han estudiado varias cepas de probióticos, y en general, los resultados son muy positivos, no obstante, Saccharomyces boulardii podría tener un efecto más destacado.10

Aunque parezca evidente que el uso de probióticos es obligado, muchas veces, no suelen sentar bien en el principio del tratamiento, en esos casos hay que esperar a que el sobrecrecimiento haya disminuido.

El tratamiento para el SIFO, o sobrecrecimiento de hongos en el intestino, es muy complejo, se necesita tiempo y paciencia, también la ayuda de un buen profesional. No obstante, los antibióticos naturales, no abren una ventana alternativa al uso masivo de fungicidas, evitando así resistencias y efectos secundarios.

 

Espero haberte aportado un poco de luz sobre este tema,

Estaré encantada de leer tus comentarios.

Un abrazo,

Anna.

 

 BIBLIOGRAFÍA: 

  1. Yamaguchi, N., Sugita, R., Miki, A., Takemura, N., Kawabata, J., Watanabe, J., & Sonoyama, K. (2006). Gastrointestinal Candida colonisation promotes sensitisation against food antigens by affecting the mucosal barrier in mice. Gut, 55(7), 954–960. http://doi.org/10.1136/gut.2005.084954
  2. Medline plus. https://medlineplus.gov/spanish/yeastinfections.html
  3. Lado Lado FJ, Villamil Cajoto I, Rodríguez Constenla I, Van den Eynde Otero E, Prieto Martínez A. Espondilodiscitis por Candida albicans. Aportación de dos nuevos casos. An Med Interna (Madrid) 2005; 22: 76-78.
  4. Jacobs, C., Coss Adame, E., Attaluri, A., Valestin, J., & Rao, S. (2013). Dysmotility and ppi use are independent risk factors for small intestinal bacterial and/or fungal overgrowth. Alimentary Pharmacology & Therapeutics, 37(11), 1103–1111. http://doi.org/10.1111/apt.12304
  5.  Lombardo L, Foti M, Ruggia O, Chiecchio A. Increased Incidence of Small Intestinal Bacterial Overgrowth During Proton Pump Inhibitor Therapy. Clin Gastroenterol Hepatol. 2010;8:505–508.[PubMed]
  6. Campell-McBride. GAPS, el síndrome psico-intestinal. Editorial Diente de León. 1ª Edición. 2017.
  7. Kuruc M, Čonková E .Synergistic effect of azole antimycotics (clotrimazole and fluconazole) and natural substances. Ceska Slov Farm. 2017 Summer;66(4):164-167. Czech.
  8. Bona E, Cantamessa S, Pavan M, Novello G, Massa N, Rocchetti A, Berta G, Gamalero E. Sensitivity of Candida albicans to essential oils: are they an alternative to antifungal agents?J Appl Microbiol. 2016 Dec;121(6):1530-1545. doi: 10.1111/jam.13282. Epub 2016 Oct 24.
  9. Höfling JF., Anibal PC., Obando-Pereda GA., Peixoto IAT., Furletti VF., Foglio MA. et al . Antimicrobial potential of some plant extracts against Candida species. Braz. J. Biol.  [Internet]. 2010  Nov [cited  2018  Jan  24] ;  70( 4 ): 1065-1068. Available from: http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1519-69842010000500022&lng=en.  http://dx.doi.org/10.1590/S1519-69842010000500022.
  10. G. Samonis, M. E. Falagas, S. Lionakis, M. Ntaoukakis, D. P. Kofteridis, I. Ntalas, S. Maraki;Saccharomyces boulardiiand Candida albicansexperimental colonization of the murine gut, Medical Mycology, Volume 49, Issue 4, 1 May 2011, Pages 395–399, https://doi.org/10.3109/13693786.2010.533203

 

 

Comentarios:
  • Ruth

    25 octubre, 2018 en 5:29 pm

    Super interesante. Gracias por explicar todo con tanto cuidado y dedicación. Leerle es aprender disfrutando.

  • Isabel

    23 mayo, 2019 en 8:17 pm

    Hola Anna. Sospecho que puedo tener candidiasis y además SIBO, tras hacerme un test de aliento. Me hice un mineralograma y me salió alto el mercurio, relacionado con las cándidas, creo. Me gustaría saber qué hacer y donde acudir. Gracias de antemano.

  • Yolanda

    5 junio, 2019 en 9:33 pm

    Hola hace un año que estoy mala, me han echo un monron de pruebas y al final hace 4 meses me dicen que tengo sibo. Todo esto me hago intolerante a fructosa y lactosa. Me dan antibioticos y despues de un mes y medio, me hacen las pruebas y me dicen que ya no doy positivo en sibo. Yo ahora no tengo diarreas, voy mas bien estreñida. El tema esta que con dieta y todo estoy igual o peor, despues de un año estoy desesperada, tengo dolor, ahora estoy tomandome probioticos, la verdad, que ya no se que hacer. Estoy desesperada, he ido tambien a un nutrocionista.ojala alguien pudiese ayudarme.

  • Roxana

    7 febrero, 2020 en 1:29 pm

    Hola Ana, muy interesante todo lo que aportas. Tengo SIBO y creo que también SIFO. Conoces alguna especialista en Argentina , en capital federal? Acá no hay especialistas. Gracias!!

Deja un comentario